DESTACADOS

     

 

 

Con la colaboración de:
                                                

 

Pesca sostenible y turismo

 

La Bahía de los Alfaques y el Delta del Ebro, una zona de pesca excepcional!

El Delta del Ebro es un lugar concurrido por los amantes de la pesca. Disfrutad de la amplia diversidad de peces que se pueden pescar! Gracias a la gran cantidad de nutrientes que aporta el río Ebro y la mezcla de aguas fluviales y marítimas, se facilita la reproducción de peces de agua dulce como la anguila, la carpa, el barbo común, el siluro o la perca. .. Pero también de agua salada, como la lubina, diferentes clases de Lisa, el lenguado o la dorada.
 
Las aguas de la costa del Delta son ricas en nutrientes, los cuales alimentan la gran concentración de algas planctónicas que acoge. Estas constituyen la base de la cadena trófica marina, formada por una gran variedad de grupos zoológicos. En los fondos arenosos y móviles viven moluscos filtradores, como las coquinas, las almejas, los caracoles y otras especies muy apreciadas por gourmets y mariscadores. En mar abierto, la fauna piscícola es densa, con especies comerciales como el lenguado, la sardina, el boquerón, la dorada, el salmonete, etc. También se encuentran cetáceos como el delfín, y tortugas marinas como la tortuga boba. 
 
La Bahía de los Alfaques, delimitada por la Reserva Natural de la Punta de la Banya Y el istmo del Trabucador, es un espacio natural de 5.894ha, con una profundidad media de 4 metros, que configura uno de los puertos naturales más importantes de Europa… En el interior de la bahía las aguas son más tranquilas. La profundidad varía desde uno a ocho metros y el fondo está cubierto de extensas praderas de algas. Estas condiciones favorecen una alta diversidad biológica, aprovechada tanto por las aves marinas que encuentran alimento, como por el hombre.
Cabe destacar la abundancia de capturas de crustáceos como el apreciado langostino de Sant Carles o la galera, así como de cultivos de moluscos como el mejillón y la ostra, que se puede degustar en las diferentes festividades y rutas gastronómicas, y en los propios restaurantes de la zona.

 

Acércate al mundo de la mar y la pesca  

Una Estación Náutica es un destino turístico especializado en vacaciones activas en contacto con el agua donde se ofrece la posibilidad de realizar todo tipo de actividades durante el tiempo de ocio. Te proponemos las siguientes actividades para que conozcas de primera mano el mundo de la pesca y del mar, en el paraje único de la Bahía de los Alfaques:
 

 


En la Estación Náutica no sólo disfrutaréis de una excepcional jornada de pesca deportiva, sino que podréis acercar-os, de la mano de los propios pescadores, a las artes de pesca tradicional. Toda una experiencia para pequeños y grandes: conocer las técnicas tradicionales de pesca, practicadas por nuestros antepasados desde tiempos ancestrales, es una actividad singular que no os podéis perder.
 
Por otro lado, si os gusta la pesca deportiva, os imagináis poder pescar tranquilamente en medio del mar, con vuestra embarcación? Os proponemos un día de pesca diferente: alquilar una pequeña embarcación-sin necesidad de ninguna titulación-y navegar con total seguridad y tranquilidad por las aguas sin oleaje de la Bahía de los Alfaques. También os proporcionaremos todo el material necesario para la pesca, no tenéis que preocuparos por el equipaje durante vuestras vacaciones!
 
Las diferentes rutas turísticas permiten conocer el patrimonio cultural del entorno de la Bahía: la Torre de San Juan, los vestigios neoclásicos de San Carlos de la Rápita, la Casa de Fusta o el singular núcleo de Poble Nou del Delta, son algunos ejemplos. En cuanto a la pesca, la Lonja de pescado es una visita obligada para disfrutar del bullicio de la llegada de las barcas y disfrutar de la subasta y su mirador a la Bahía. Actualmente se cuenta con 46 barcas de arrastre, aunque también se conserva la pesca artesanal: a la “paupa” (con las manos), en cangilones, con rastrillo, con palangre, etc.

 

Decálogo del navegante responsable

1. Respeto el medio marino no perturbando los espacios y las especies sensibles y protegidas que se encuentran en mi ruta de navegación.
2. Proteger los fondos marinos no fondeando en zonas sensibles.
3. Ahorro agua dulce utilizando agua marina en aquellas acciones en las que sea posible.
4. Hago un uso responsable de la energía utilizando equipos eficientes y energías renovables.
5. Optimizar el uso de recursos y evitar contaminar el medio realizando un buen mantenimiento siguiendo criterios ambientales en mi embarcación.
6. Cumplo con la legislación ambiental que hace referencia a la descarga de aguas y de residuos potencialmente contaminados por el mar.
7. Utilizo los servicios de gestión ambiental del puerto haciendo uso de los depósitos de recogida de aguas residuales y los contenedores de recogida selectiva de residuos.
8. Velar por el cumplimiento de la normativa ambiental informando a las autoridades cuando observe actividades poco respetuosas con el medio.
9. Informar a los compañeros de tripulación y otros navegantes sobre las buenas prácticas ambientales que podemos llevar a cabo.
10. Hago extensivo los valores adquiridos en el mar, en mi vida cotidiana.

 

Con la colaboración de: